Bebés

bebe1De acuerdo a un estudio realizado por científicos noruegos, enseñar a nadar a bebés a partir de sólo dos o tres meses de vida, no sólo ayuda a los pequeños a flotar y bucear desde la infancia, sin que aumenta su equilibrio y destreza física cuando crecen.
En concreto, los niños que recibieron dos horas de clases de natación semanales entre los dos y siete meses de edad, al cumplir cinco años, eran capaces de mantener el equilibrio sobre una pierna, saltar una cuerda, patear un balón sin caerse, mejor que el resto de sus compañeros.

“Los resultados muestran claramente que los bebés que aprenden a nadar siendo muy pequeños, son mejores haciendo ejercicios de equilibrio y alcanzando objetos que el resto”, concluye Hemrundur Sigmundson, coautor de la investigación y profesor de la Universidad de Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU).

Estimulación temprana e iniciación acuática

Bebés desde 2 meses ó 5 Kg. de peso, hasta 36 meses

Primero que nada, a dominar el agua con diversión, compartiendo con mamá y papá.
En un ambiente agradable, con una temperatura en el agua de 30.5 grados centígrados, acompañados de papá, mamá ó alguien afectivamente cercano, iniciamos con un ambiente de juegos y cantos el desarrollo del bebé en el medio acuático.

No es precisamente una clase de natación lo que encontraremos en esta fase, lo que aquí podemos lograr es que a través de los estímulos de sus sentidos, el bebé se manifieste naturalmente en el agua tal como lo haría en tierra, sin permitir la presencia del temor que se desarrollaría al crecer sin contacto con el agua y aprovechar los increíbles reflejos que mantienen en estos importantes años iniciales.

Puedes diseñar tu curso combinando todas las opciones de horario disponible, y no te preocupes, si un día no puedes asistir o entrar a la piscina, lo puede acompañar papa, abuelito, primo, tío, etc. y además, no se requiere saber nadar, solo entrar a la piscina con una profundidad de 1.25 mts.

Horarios

    Lunes a Viernes 6 y 7 PM
    Sábado y Domingo 11 y 12 PM

Estos son algunos de los beneficios que obtendría su bebé:
Desarrollo psicomotor: El bebé encuentra en el agua la posibilidad de moverse tridimensionalmente, lo que le proporciona grandes nociones de desplazamiento y distancia mejorando enormemente su coordinación motriz.

Fortalece el sistema cardio-respiratorio: Debido al trabajo respiratorio que se realiza en el agua se aumenta la eficiencia en la oxigenación y traslado de la sangre.

Aumenta el coeficiente intelectual: Está demostrado que los bebés que han hecho natación en los 2 primeros años de vida desarrollan una percepción mayor del mundo que los rodea con lo que ya están aprendiendo a ser más creativos y observadores. El agua estimula la capacidad de juego del niño y este hecho repercutirá muy positivamente en aprendizajes futuros.

Socialización: La convivencia con otros niños en la piscina le ayudarán a relacionarse mejor, además de que aprenderá a compartir y realizar actividades junto a otras personas. El niño adquiere mas confianza para comunicarse y desarrollarse en grupo.

Tengo muchas preguntas, ¿que necesito?, ¿cuantos dias por semana requiere?, ¿ y si hace pipi? ¿o popo? ¿ y si el bebé llora?

Usted encontrará las respuestas a cada una de sus preguntas en la sección de preguntas frecuentes de este portal, o si lo prefiere comuníquese telefónicamente.

Por lo pronto, aquí le van algunos tips generales:
Para ingresar a la piscina se requiere traje de baño y gorra para los dos, además si el bebe aún no avisa para hacer popó utilice un calzon de hule ya sea abajo o por encima del traje de baño.
La asistencia estándar es de 3 veces por semana o si prefiere inicie con 2 y posteriormente agregue las que desee. Si sólo puede asistir el fin de semana, seleccione sábado y domingo.
Si quiere apreciar el comportamiento del bebé antes de inscribirlo, solicite una clase de prueba.
Recuerde que la clase se imparte con agua templada a 30.5° y la profundidad de la alberca es de 1.25 Mts.
La duración de la clase es de 50 min. El bebé puede comer o dormir en la piscina.
Consulte a su pediatra si tiene dudas.